DON QUIJOTE DE LA MANCHA – Capítulo III – MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

I – II – III  Capítulo III Donde se cuenta la graciosa manera que tuvo don Quijote en armarse caballero Y así, fatigado deste pensamiento, abrevió su venteril y limitada cena; la cual acabada, llamó al ventero, y, encerrándose con él en la caballeriza, se hincó de rodillas ante él, diciéndole: –No me levantaré jamás…