03/07/2020 – BIBLE – WORD OF THE DAY – BIBLIA – PALABRA DEL DÍA

WORD OF THE DAY

03/07/2020

READING OF THE DAY

A reading from the Letter to Ephesians
EPH 2:19-22

Brothers and sisters:
You are no longer strangers and sojourners,
but you are fellow citizens with the holy ones
and members of the household of God,
built upon the foundation of the Apostles and prophets,
with Christ Jesus himself as the capstone.
Through him the whole structure is held together
and grows into a temple sacred in the Lord;
in him you also are being built together
into a dwelling place of God in the Spirit.

GOSPEL OF THE DAY

From the Gospel according to John
JN 20:24-29

Thomas, called Didymus, one of the Twelve,
was not with them when Jesus came.
So the other disciples said to him, “We have seen the Lord.”
But Thomas said to them,
“Unless I see the mark of the nails in his hands
and put my finger into the nailmarks
and put my hand into his side, I will not believe.”
Now a week later his disciples were again inside
and Thomas was with them.
Jesus came, although the doors were locked,
and stood in their midst and said, “Peace be with you.”
Then he said to Thomas, “Put your finger here and see my hands,
and bring your hand and put it into my side,
and do not be unbelieving, but believe.”
Thomas answered and said to him, “My Lord and my God!”
Jesus said to him, “Have you come to believe because you have seen me?
Blessed are those who have not seen and have believed.”

WORDS OF THE HOLY FATHER

He was stubborn! But the Lord wanted a pig-headed man in order to explain something greater. Thomas placed his fingers in the Lord’s wounds. But he did not say: “it’s true, the Lord is risen”. No! He went further; he said: “My Lord and my God”. Starting with his disbelief the Lord led him to profess not only his belief in the Resurrection, but above all, his belief in the divinity of the Lord. And he worshipped. (Santa Marta, 3 July 2013)

PALABRA DEL DÍA

Fecha – 03/07/2020

LECTURA DEL DÍA

Ef 2, 19-22

Hermanos: Ya no son ustedes extranjeros ni advenedizos; son conciudadanos de los santos y pertenecen a la familia de Dios, porque han sido edificados sobre el cimiento de los apóstoles y de los profetas, siendo Cristo Jesús la piedra angular.

Sobre Cristo, todo el edificio se va levantando bien estructurado, para formar el templo santo del Señor, y unidos a él también ustedes se van incorporando al edificio, por medio del Espíritu Santo, para ser morada de Dios.

Palabra de Dios.

Sal 116, 1-2
R. Id al mundo entero y proclamad el Evangelio.

Alabad al Señor, todas las naciones,
aclamadlo, todos los pueblos. R.

Firme es su misericordia con nosotros,
su fidelidad dura por siempre. R.

Aleluya Jn 20, 29
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

Porque me has visto, Tomás, has creído – dice el Señor -, bienaventurados los que crean sin haber visto. R.

EVANGELIO
¡Señor mío y Dios mío!
Lectura del santo Evangelio según san Juan 20, 24-29

Tomás, uno de los Doce, a quien llamaban el Gemelo, no estaba con ellos cuando vino Jesús, y los otros discípulos le decían: “Hemos visto al Señor”. Pero él les contestó: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos y si no meto mi dedo en los agujeros de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré”.

Ocho días después, estaban reunidos los discípulos a puerta cerrada y Tomás estaba con ellos. Jesús se presentó de nuevo en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes”. Luego le dijo a Tomás: “Aquí están mis manos; acerca tu dedo. Trae acá tu mano; métela en mi costado y no sigas dudando, sino cree”. Tomás le respondió: “¡Señor mío y Dios mío!” Jesús añadió: “Tú crees porque me has visto; dichosos los que creen sin haber visto”.

PALABRAS DEL SANTO PADRE

“Tomás era un terco. Pero el Señor quiso a un terco para hacernos entender algo más grande. Tomás vio al Señor, Jesús lo invitó a meter su dedo en la herida de los clavos; a meter la mano en su costado pero no sólo dijo: ‘Es verdad: ¡el Señor ha resucitado!’. ¡No! Tomás fue aún mucho más lejos. Dijo: “¡Dios!”. Fue el primero de los discípulos que después de la Resurrección hizo la confesión de la divinidad de Cristo. Y fue también el primero en adorarlo.” (Santa Marta 3 de julio 2013)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: