COALICIÓN PLURAL DE INDEPENDIENTES

Esto de la política está tan mal que sólo tiene una solución según me parece. Se lo indiqué públicamente al profesor Jiménez de Parga hace unos días en estas páginas: Para revitalizar la vida pública no hace falta necesariamente dejar tiempo a que se aclaren y decidan nuestros actuales políticos a poner en marcha una importante reforma electoral. Hay vías más rápidas.

Se puede poner en marcha, ya, un proceso pacífico, explosivo y acumulativo de regeneración política por la vía de la tolerancia y el debate transparente e imaginativo de ideas con entidad propia. Basta con decidirse. Basta con formar y formalizar una coalición plural de “independientes” cuyo único vínculo de unión fuese el compromiso explícito de defender desde el parlamento para el que fuesen elegidos la libertad y responsabilidad personal del voto de cada uno en conciencia en todas las votaciones que realizasen. Las únicas señas de identidad de la coalición serían el respeto activo y escrupuloso a la libertad de pensamiento, expresión y decisión personal de cada parlamentario elegido. Ninguno de los elegidos representaría a la coalición que sería coordinada, sin especiales estructuras de poder, por un grupo de personas notables que simplemente velarían por el mantenimiento del espíritu nuclear fundacional y que, además, no podrían presentarse a ninguna elección pública mientras dure su función coordinadora.

¿Qué pasaría en España si, por poner un hipotético ejemplo a vuela pluma, se presentaran en el orden que ustedes crean más conveniente y en una misma lista, cerrada de momento pero plural, parlamentarios en excedencia voluntaria como Pablo Castellano, Miguel Herrero, Leopoldo Calvo Sotelo, Ramón Tamames, Ricardo García Damborenea, Cristina Almeida o el mismísimo Adolfo Suárez con su bagaje personal? ¿Qué pasaría si añadimos personalidades de reconocida solvencia como Camilo José Cela, Juan Velarde, Fuentes Quintana, Peces Barba, Antonio Fontán, Ignacio Sotelo, Amando de Miguel, Sánchez Asiain o el propio Jimenez de Parga? ¿Qué ocurriría si se incorporan a potenciar y coordinar este invento novedoso Eduardo Punset con la componente reflexiva e innovadora de Foro y el valor y la paciencia de Rafael Calvo Ortega en su desconcertado CDS? Añádanse algunos líderes de opinión en quienes ustedes estarán pensando y que omito para evitar celotipias entre medios. Incorporen también algunos parlamentarios (y parlamentarias), en activo y con personalidad propia, que con mucho gusto se incorporarían a un proyecto de este cariz estimulante. Sitúen también a líderes sindicales y empresariales que, como todos, actuarían bajo su personal responsabilidad. Coloquen incluso, como colofón, en lugares discretos de la lista, a Felipe González, José María Aznar, Julio Anguita, Miguel Roca, Francisco Alvarez Cascos o Alfonso Guerra despojados del boato de su parafarnalia burocrática partidista y actuando a la intemperie parlamentaria con sus virtudes y defectos personales.

¿No creen ustedes que se revitalizaría la vida política y parlamentaria; que los debates perderían la monotonía actual y se eliminaría el espectáculo bochornoso de escaños vacíos y lectura de prensa, revistas del corazón o revistas pechugonas mientras alguien explica desde la tribuna de oradores sus propuestas? ¿No creen que se potenciará entonces el Legislativo, que realmente legislará, debatirá y raflexionará sobre los no pocos problemas de nuestra democracia a medio y largo plazo, dejando al Ejecutivo que se dedique a lo suyo que es gestionar a corto plazo según lo indicado por los parlamentarios? ¿No creen que el prestigio recobrado del Legislativo repercutiría positivamente sobre la eficacia e independencia del poder Judicial que tanta falta hace? ¿No creen que se restauraría la dignidad del periodista político que no estaría forzado a ir detrás del líder de turno como perro faldero tratando de conseguir las migajas de una frase brillante sin contenido específico para ilustrar un titular y que bastaría con acercarse a las sesiones parlamentarias, no a los pasillos, para estar en la noticia? ¿No creen que se eliminaría por definición la disciplina partidista de voto y el transfuguismo y que todo esto ya está en el espíritu y la letra de la Constitución?

Comprendo que la Utopía de Tomás Moro se queda corta ante esto pero a eso vamos. Las Elecciones Europeas sería un buen ensayo general de cara a las cada vez más cercanas nuevas elecciones generales porque respecto al monolitismo, la jaula de grillos parlantes de los partidos, la disciplina de voto y las listas cerradas hay un rumor creciente que lanza al unísono, sin amenazas violentas, un grito que tiene parangón con otro que hizo época en nuestra democracia y que se podría repetir hoy pacíficamente: ¡Se disuelvan c…aramba!

—————

P.D.: Perdonen los citados por sorpresa (y todos los no citados) que un don nadie, un economista y escribano de segunda mano, se meta en camisa de once varas políticas, pero soy de los que piensan que la solución de los graves problemas económicos tiene que venir de la mano de un renacimiento de la Política con mayúscula.

José Juan Franch Menéu

Diario 16, miércoles 13 de Octubre de 1993

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: