LA NECESIDAD ÉTICA DE LA PROFESIONALIDAD

Si la voluntariedad de los actos humanos se destruye por la violencia y coacción suficiente, todos los tratados sobre Etica explican tambièn que la ignorancia destruye así mismo esa voluntariedad. Se suele distinguir la ignorancia invencible, que es la carencia de un conocimiento para el que se es capaz, pero que no puede ser eliminada ni aun poniendo la debida diligencia, de la ignorancia vencible que sí que puede eliminarse actuando diligentemente. El profesional carente de los conocimientos que le son precisos tiene una ignorancia vencible precisamente culpable. Para alcanzar el sentido ético se precisa un suficiente conocimiento de causa en el ejercicio de la libertad. Las actuaciones humanas en el àmbito de las decisiones concretas de ahorro e inversión estàn concatenadas de tal forma que se elige una alternativa para poder alcanzar un meta que a su vez permite conseguir otro objetivo estratégico màs ambicioso.

Si bien los análisis generalmente estudiados van en la linea de una influencia de la Etica sobre los mercados y se trata de explicar la experiencia de la normativa ètica como instrumento de ordenaciòn necesario, cabe también indicar la notable influencia que, para el mejor desarrollo y progreso de una ética autèntica, tiene el buen funcionamiento de los principios econòmicos que tratan de conseguir la màxima eficacia, que tratan en definitiva de conseguir, antes y mejor lo màximo con lo mìnimo, la consecuciòn de lo màximo con la destrucciòn o la utilizaciòn de lo mìnimo. El conocimiento del funcionamiento de los principios econòmicos y financieros es importante y provechoso también para el estudio de la Etica. A la ignorancia en aspectos importantes econòmicos y a la complejidad y abstracciòn de los fenòmenos financieros hay que añadir una ignorancia bastante extendida en el campo de la Moral y de la Etica. Muchas veces se puede incurrir en fallos éticos en la actividad económica no tanto por la actuación concreta en una u otra dirección como por la ignorancia culpable tanto de aspectos tècnico-económicos y financieros como de principios éticos que, razonablemente, se debieran conocer.

Resumiendo: que un principio ètico clave nos dice que no basta tener la intención y el entusiasmo de hacer el bien. Hay que saber hacerlo y ser competentes. Para competir hay que ser competentes también en la conducta moral. También para hacer el bien hay que saber hacerlo.

JJ Franch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: