IMPORTANCIA DE LA METODOLOGÍA EN ECONOMÍA

Richard B. Mc Kenzie explicaba en la introducción a su libro The Limits of Economic Science que había llegado al convencimiento de que sin una apreciación de las claves metodológicas en las ciencias sociales, era difícil comprender exactamente lo que nosotros estamos comunicando o transmitiendo a través de nuestras clases o nuestros escritos profesionales. En las controversias entre economistas y en sus actuaciones docentes e investigadoras siempre están involucradas cuestiones de metodología científica.

La metodología económica ha ocupado poco sitio entre las investigaciones explícitas de los economistas y había una cierta complacencia en el status científico y en los modos y argumentos científicos. Todo esto sin embargo está empezando a cambiar. Cada vez más economistas se preguntan las profundas cuestiones acerca de lo que ellos están haciendo. Hay una sospecha creciente acerca de la perfección del edificio intelectual que los economistas estamos construyendo.

El término metodología se puede tomar algunas veces simplemente como sinónimo de métodos o procedimientos técnicos utilizados por una disciplina científica. Sin embargo, dicho término denota habitualmente una investigación sobre los conceptos, teorías y principios básicos de razonamiento de una ciencia. En este sentido la metodología de la economía política tiene que ser comprendida como filosofía de la ciencia aplicada a la economía.

La palabra método procede del griego “methodos”, que quiere decir camino o sendero. Un método es, pues, el procedimiento para conseguir algo. En el caso que nos ocupa nos referimos a los métodos de conocimiento o de pensamiento, es decir a los caminos o procedimientos para pensar o razonar de tal forma que se alcance una verdad. Se habla de método para referirse a las formas o procedimientos de pensar, de modo que, de una clase de conocimientos se llegue a otra, de una verdad ya conocida se alcance otra nueva, de un conocimiento directo se llegue a otro que será indirecto. El estudio de estos métodos forma parte de la Metodología que podemos incluir dentro de la Lógica general. La Metodología estudia los métodos de las ciencias y no es una ciencia más, sino un conjunto de orientaciones y sugerencias encaminadas a ordenar y facilitar la actividad científica.

Ya desde la Antigüedad el hombre ha intentado descubrir el método o “arte de inventar” por creer en la existencia de un “camino real” único e indispensable, para llegar al verdadero conocimiento de las cosas. El mismo Descartes (1596-1650) en su Discurso del método creyó haber dado por fin con las reglas del método que, seguidas rígidamente, conducirían irremediablemente a la verdad. En esta misma línea se movió, más o menos, toda la corriente racionalista, segura de que la realidad, por ser de estructura racional e intrínsecamente inteligible, era susceptible de estudio y comprensión, con tal de encontrar el método adecuado.

El método suele depender del objeto o del aspecto de la realidad que se pretende conocer. Por lo tanto, los métodos aplicables o utilizados por una ciencia serán normalmente distintos a los aplicados a otra. No será lo mismo por ejemplo el método aplicado a la Física o a la Química que el método aplicable a la Historia donde la repetición de hechos concretos y específicos no es factible como en la Física.

Tal como lo hizo el filósofo alemán Wilhem Dilthey, es habitual distinguir en este sentido entre las diferentes ciencias, las Ciencias de la Naturaleza y las Ciencias del Espíritu. Las primeras se dedican al análisis de la naturaleza física o psíquica y las segundas son las que tienen que ver con el análisis de la libertad. Pero, para los propósitos de esta explicación, conviene añadir un tercer grupo donde vienen a confluir métodos y objetos de los otros dos grupos, y que sería el conjunto de las ciencias sociales, en especial la Economía Política.

La Economía Política trata de la conducta humana, especialmente en cuanto a sus decisiones con respecto a bienes escasos susceptibles de usos alternativos. En este sentido el objeto de la Economía se concreta en el estudio del acrecentamiento del valor, especialmente del valor de las realidades materiales. La Economía por lo tanto está interconectada con otras ciencias tanto experimentales, como la Física o la Química, como con las ciencias del espíritu, especialmente con las ciencias de la conducta humana como la Psicología, la Historia, el Derecho, la Sociología, la Ética o la Política. Como además, para expresar sus razonamientos necesita de cierta formalización y tratamiento de datos cuantitativos y muchas veces cualitativos, precisa también de la Matemática, la Lógica formal y en concreto de las técnicas estadísticas, contables y econométricas.

Para no errar en esa orientación del estudio y la práctica económica y empresarial conviene tener siempre presente que la Economía trata de la conducta humana especialmente en cuanto a sus decisiones con respecto a esos bienes escasos. Es una ciencia humana donde destaca la primacía de la libertad personal en todo su ámbito de actuación. Conviene no olvidarlo.

JJ Franch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: