FUNCION ECONOMICA DE LAS FINANZAS

Los resquemores ignorantes y las fobias ideológicas hacia todo el mundo financiero se han exacerbado con motivo de los numerosos casos de corrupción en la llamada ingeniería financiera. Quizás sea bueno recordar, de nuevo ahora, la bondad básica de los sistemas financieros en los que, cada vez con mayor cercanía en nuestra civilización occidental, todos estamos inmersos. Ello no significa que las actuaciones concretas en el mundo financiero no sean muchas veces erróneas, perjudiciales y antiéticas. Eso es harina de otro costal, pero la función básicamente eficaz de lo financiero no puede quedar oscurecida por las pasiones irreflexivas y, por lo tanto, irracionales.

Un sistema financiero es un todo ordenado e interdependiente, compuesto por un conjunto de reglas, instituciones, mercados, agentes y operaciones cuya finalidad principal consiste en canalizar el ahorro desde las unidades económicas con superávit hacia las unidades que en ese preciso momento tienen déficit y requieren financiación para sus proyectos. El sistema financiero permite la conexión amplia, rápida y flexible de los excedentes de los prestamistas con las demandas de los prestatarios que, al tener proyectos de empleo de recursos por encima de sus posibilidades, están dispuestas a pagar una remuneración por su utilización. La perfección en el diseño y funcionamiento de un sistema financiero condiciona el volumen de ahorro de la comunidad, mejora la coordinación de las decisiones tomadas por ahorradores e inversores y mejora también la asignación de los fondos que facilitan los pagos e intercambios en el sistema económico.

Ampliados cada vez más los derechos de propiedad hacia valores inmateriales en nuestra sociedad del conocimiento, las interrelaciones entre la economía real y los sistemas financieros se han hecho más profundas y la actividad y comportamiento de una afecta sensiblemente a la conducta de los otros. Es imposible separar el “velo monetario” de las corrientes económicas reales y la superestructura financiera no puede despreciar las situaciones y los ciclos de la infraestructura real. La responsabilidad de los protagonistas de todo sistema financiero se acrecienta al observar los beneficios potenciales sobre la economía real, y sobre lo más importante de ese sector real que es el factor humano. En nuestra economía con altas cotas de globalización, y aminorados los resabios ideológicos, se es cada vez más consciente de que el capital es un recurso escaso y benefactor.

JJ Franch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: