EL USO HUMANO DEL DINERO

 

En muchas economìas del mundo desarrollado se ha impulsado desde diversas instancias gubernamentales el predominio de las finanzas y la economìa monetaria especulativa sobre la creaciòn de empresas con entidad real capaces de acometer con continuidad proyectos a largo plazo, cuyo crecimiento se basara en el acierto de la incorporaciòn de valor añadido a sus productos. En muchos ambientes, tambièn científicos, se ha relacionado la especulación con la eficiencia y con la modernización económica en cuanto que la necesidad de cambio y su secuela, la flexibilidad empresarial, implicaban fusiones y adquisiciones, desmontaje de grupos y eliminación de puestos de trabajo.

La inestabilidad creciente de monedas, inflaciòn y desequilibrios entre paises a nivel mundial, unido a un marco financiero cada vez màs abierto, a la rápida y profunda transformaciòn de los mercados de valores, dinero y divisas, o al desarrollo vertiginoso de mercados de futuros y opciones, lleva a una situaciòn lógica de atractivo paraiso financiero mundial donde no hace falta aventurarse en la pesada y maltratada (por los gobiernos) economìa real, para extraer la màxima remuneraciòn a nuestros capitales previamente ahorrados. La fijación exclusiva y excluyente sobre los valores de cambio futuro de los bienes puede generar un efecto adicción negativo del que muchas veces es difícil salir.

Lo importante es el uso del dinero, no su cantidad. Hay necesidad de usarlo bien: éticamente bien ordenado a los mejores fines, a los mejores proyectos, hacia los que humanicen màs. Vienen muy a propòsito estos pensamientos de Vittorio Mathieu: “El dinero acumulado en forma de moneda no asegura bienes, sino proyectos: una proyección típica de la actividad humana.” Si hay un desprecio o simple despreocupaciòn por la bondad de los distintos proyectos que se financian es fàcil que surja la duda moral en quienes contemplan estas operaciones financieras desde la economìa real: “Mientras el capitán de industria se encuentra personalmente ligado a su empresa, que muchas veces ha sacado de la nada, el financiero, aun cuando todos sus haberes entén invertidos en industrias, está dispuesto a deshacerse de una para apoderarse de otra, no importa dónde. En consecuencia, es comprensible que sea visto como un poder oculto, que subordina a los propios fines el trabajo ajeno sin esfuerzo propio.”

La inestabilidad financiera mundial empieza a ser preocupante y conviene seguir estudiando vías modernas de mejora en la solvencia y estabilidad del sistema.

JJ Franch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: