398.169 PÁGINAS

No crean que me refiero al número de páginas de la Guía Telefónica Europea. Se trata de algo que nos produce un atosigamiento generalizado y que, además, compite en aburrimiento con el martilleo continuado de nombres, apellidos y números de teléfono.

En una sala del Decanato de la Facultad de Derecho, que de forma cotidiana tengo que visitar, se encuentran encuadernados todos los Boletines Oficiales del Estado de los últimos años. Tuve la súbita curiosidad de fijarme en el número de páginas que cada año se publicaban y que representan un índice claro de las dimensiones del laberinto legal de normas, decretos y resoluciones que de una u otra forma nos invaden y afectan. Me sorprendieron las cifras: 45.112 sólo en un año y 398.169 páginas de B.O.E. en los diez años de gobiernos socialistas.

Da toda la impresión que la inercia burocrática anterior se ha acelerado de tal forma en esta década socialista que empieza a ser preocupante lo complicada que se nos está poniendo la vida a la gente corriente y moliente. Tal complicación se hace especialmente patente en la creciente dificultad para transitar por el laberinto mastodóntico de la psicosis leguleya que quiere saber, controlar y decidir casi todo.

Aunque particularmente no soy muy forofo de la exaltación del guarismo que suele ser habitual en muchos políticos y economistas, reconozco que, en ocasiones, el pragmatismo de los números refleja muchas realidades implícitas si se observan y estudian con un cierto rigor e imaginación en el contexto socioeconómico concreto. Hay veces que determinadas cifras se convierten en un grito silencioso dirigido al conjunto de la sociedad. Algo así ha ocurrido con los 3 millones 537 mil parados en el segundo trimestre de 1995, o con los 3 millones 648 mil en el primer trimestre. Creo intuir, con un mínimo de lógica económica, que las cifras anuales de páginas de B.O.E. tienen una directa relación causa-efecto con la situación dramática del paro.

Desde el punto de vista económico, el caso español resulta ser un ejemplo paradigmático de cumplimiento a rajatabla de las teorías sobre la burocracia enmarcadas en el ámbito de las teorías sobre la Elección Pública. Según estos estudios, entre los que destacan los de Tullock y Niskanen, la ausencia de competencia real para los organismos burocráticos, la sobreproducción de bienes y servicios públicos incentivada por ellos, la vanidad burocrática que para presentar una gestión más brillante y espectacular lucha por un volumen de presupuesto cada vez más holgado, y el hecho que los distintos departamentos suministren servicios gratuitamente a los consumidores, con lo que éstos no pueden influir directamente sobre el comportamiento de aquéllos, llevan al reconocimiento general consistente en que la asignación y utilización de los recursos sociales presenta una eficiencia inferior a las del mercado. La maximización del interés general además se lleva a cabo en función de la concepción que tengan los burócratas de los objetivos y preferencias de los ciudadanos y del bienestar común.

Un criterio fundamental, y a su vez peligroso, de las teorías sobre el comportamiento de la burocracia se refiere a la prácticamente nula eficacia de los sistemas de control sobre este tipo de organismos estatales puesto que la información necesaria para ejercer dicha inspección debe ser aportada por los propios controlados, lo que equivale a decir que está sesgada a favor de la burocracia de alto rango y de los políticos gobernantes que la dirigen y orientan. También se explica en estas concepciones teóricas que, puesto que los ciudadanos tienden a actuar de forma corporativa como beneficiarios de las bondades estatales, presionarán mucho más en este aspecto que en el papel más diluido de contribuyentes. Este comportamiento generalizado trae como consecuencia el incremento excesivo en el crecimiento del sector público. Además, cuanto mayor sea el incremento del sector estatal, mayores son las posibilidades para que crezca aún más. El incremento en el número de funcionarios y altos cargos y las 398.169 páginas de B.O.E. lo confirman.

JJ Franch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: