IMPORTANCIA Y NECESIDAD DE LOS C.A.F.E.S

El problema de la vivienda en España es un tema de interés general, no tanto por la importancia y necesidad de la vivienda social sino por la relevancia del interés social de la vivienda de todo tipo. La crítica situación del mercado inmobiliario español, caracterizada por un manifiesto déficit de viviendas a precios asequibles para los que pretenden independizarse e incorporarse al mercado laboral, y por un déficit aún mayor de viviendas en alquiler, ha pasado a ocupar un lugar central en las preocupaciones de los ciudadanos, particularmente de sus estratos más jóvenes. A través de ellos, y por las interdependencias familiares, se extiende esa inquietud a todo el cuerpo social constituyendo sus posibles soluciones un objetivo de claro interés general.

Por otra parte no hace falta extenderse aquí en razonamientos para resaltar la importancia imperiosa que tiene el fomento del empleo y la disminución del paro en general, y el juvenil particularmente, en nuestra sociedad.

Como ya se habrán ustedes imaginado, con el título de este artículo no me refiero a los típicos cafés que tanto abundan por toda la geografía hispana, sino que C.A.F.E son las siglas de algo muy escaso y que curiosamente no existe ni uno sólo, que yo sepa, en toda España. Para no mantener por màs tiempo la incógnita y el misterio les diré que C.A.F.E.S son los Centros de Alojamiento y Fomento del Empleo que estàn muy extendidos en los países centrales de la Unión Europea, especialmente en Francia con el nombre de Foyers (hogares).

En España se están realizando múltiples esfuerzos para la integración social de los jóvenes. No obstante éstos requieren el desarrollo de fórmulas específicas para poder romper el círculo maldito que podemos expresar como “sin empleo no hay vivienda, y sin vivienda no hay empleo”. Existe una gran interdependencia entre vivienda y empleo, y, al mismo tiempo, ambos constituyen requisitos bàsicos para la integración de los jóvenes en la sociedad. Es precisamente éste el tema que se trató en la Universidad Autónoma de Madrid organizado por el profesor Pedro Morón del Departamento de Economía y Hacienda Pública. En las ponencias se analizaron la experiencia internacional y la española en materia de vivienda y empleo juvenil, para plantearse la conveniencia y posibilidades de desarrollo de los C.A.F.E.S en España ya que en cada país funcionan de un modo diferente, y tambièn dentro del mismo país las distintas entidades tienen su propia idiosincrasia plural.

En Europa existe una amplia experiencia de actuaciones de este tipo, con buenos resultados, a travès de múltiples agentes que se agrupan en la OEIL. Los Centros de Alojamiento y Fomento del Empleo son agentes privados, generalmente de la economía social, que apoyados por entidades públicas y tambièn fundaciones y empresas privadas, ofrecen de un modo coordinado servicios de vivienda, empleo y formación ocupacional, al objeto de integrar socialmente a los jóvenes.

En estos centros asociados a la OEIL, que estima integrar unos 700.000 jóvenes europeos al año, es fundamental desarrollar la confianza en la propia persona, a travès de un apoyo solidario inicial, de modo que aquellos que se relacionan con el centro (residentes o externos) se sientan capaces de obtener empleo cuando no de generar autoempleo , al mismo tiempo que valoren los servicios que reciben, pagando por ellos dentro de sus posibilidades, con dinero o con su propio trabajo. Todo està organizado para conseguir facilitar la inserción social, por lo que la estancia debe ser únicamente la necesaria (media de 6 meses en Francia).

Además son los propios jóvenes quienes desean y deben construir por ellos mismos su autonomía, autorresponsabilidad y desarrollo de la propia personalidad. Para ello requieren medios flexibles, adaptados a sus situaciones individuales, y que no les aíslen en grupos (parados, desprotegidos, estudiantes, etc.). En la medida en que es más difícil para los jóvenes la inserción social, precisan un más amplio espectro de medidas, cuya coordinación y adecuación a las características y condiciones de cada individuo mejoran su eficacia.

Resulta casi imposible, con la remuneración de contratos como los de aprendizaje, poder financiar un hogar de modo independiente, por lo que dichos contratos que actualmente para muchos son la única vía posible de acceso al empleo son inasequibles para aquellos que no dispongan de un hogar familiar, o de un C.A.F.E, próximo a tales puestos de trabajo. La sociedad española precisa de medios que faciliten la movilidad geográfica y sectorial de sus jóvenes, por razones de justicia y competitividad.

La familia española no sólo es la que menos protección social recibe dentro de Europa, sino que a consecuencia del retraso en la emancipación de los hijos, está soportando los principales gastos de la protección e inserción social de los jóvenes. Resulta por tanto justificado que la sociedad ofrezca ayudas adicionales a los jóvenes para apoyarles en su camino hacia la independencia e integración social. La existencia de centros de economía social, que faciliten diversidad de servicios, con el objetivo común de integrar a los jóvenes, gracias a los apoyos financieros y de cualquier otro tipo, de los sectores público y privado, pueden contribuir de un modo eficiente a la resolución de estos problemas.

JJ Franch Meneu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: